Belém

Belém

En Belém se encuentran algunos de los monumentos más importantes de Lisboa y su visita es imprescindible.

Lejos del centro pero muy bien comunicado, río abajo donde el Tajo se funde con el mar, se encuentra el barrio de Belém. Barrio de donde partieron los exploradores portugueses que tanta gloria dieron a Portugal, conquistando gran parte del mundo.

En Belém hay dos joyas imprescindibles de Lisboa: el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém. Otros puntos de interés son también el Monumento a los Descubridores, el Puente 25 de Abril y el Museo Nacional de Coches.

Y antes de regresar al centro no nos olvidemos de hacer un alto en el camino para degustar sus famosos pastelitos recién hechos dentro del gran local que es la antigua fábrica.

Llegar a Belém

Para ir a Belém lo más cómodo es desplazarnos a la Plaza del Comercio. Una vez allí, tomar el tranvía 15 en la estación de Cais do Sodré. Nos sorprenderá la gran cantidad de viajeros que va a Belém.

En el tranvía, mucha atención a los carteristas. Esta línea es el lugar de Lisboa donde más hurtos se producen.

Llegar a Belém en barco

La forma más interesante de llegar a este barrio que abre Lisboa al atlántico, no obstante, es coger un barco en la estación fluvial y disfrutar durante el trayecto de unas magnificas vistas de Lisboa.