Torre de Belém

La Torre de Belém, situada en el estuario del Tajo, sirvió inicialmente como torre defensiva para proteger Lisboa. Posteriormente su misión se relegó a faro y centro aduanero.

La Torre de Belém, de estilo manuelino, fue construida entre 1515 y 1519 y es obra de Francisco de Arruda. En 1983 fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

La torre está situada en la desembocadura del Tajo e inicialmente sirvió para la defensa de la ciudad, posteriormente se convirtió en centro aduanero y faro. Se encuentra situada muy cerca del Monasterio de los Jerónimos.

Interior de la Torre de Belém

Nada más acceder a la planta baja encontraréis 16 ventanas con cañones defensivos y también podréis visitar los fosos y huecos por donde tiraban a los prisioneros.

La torre en sí tiene cinco pisos y termina en una terraza. Las plantas se comunican únicamente por una pequeña escalera de caracol en la que, en los días más ajetreados, tendréis que hacer turnos para subir y bajar y es algo agobiante.

Las plantas son, de abajo a arriba: Sala del Gobernador, Sala de los Reyes, Sala de Audiencias, Capilla y Terraza.

La gárgola del rinoceronte

En la fachada oeste de la Torre de Belém encontraréis una curiosa gárgola de un rinoceronte. El primer rinoceronte en pisar Portugal llegó de la India en 1513.

Horario

Desde octubre hasta abril: de 10:00 a 17:00 horas.
Desde mayo hasta septiembre: de 10:00 a 18:30 horas.
Cerrado: todos los lunes, 1 de enero, Domingo de Pascua, 1 de mayo y 25 de diciembre.

Precio

Adultos: 6€ (combinado con el Monasterio de los Jerónimos, 12€, Monasterio + Palacio de Ajuda: 16€).
Mayores de 65 años: 50% de descuento.
Carnet joven: 50% de descuento.
Menores de 12 años: entrada gratuita.
Primer domingo del mes: entrada gratuita.
Entrada gratuita con Lisboa Card.

Transporte

Tranvía: línea 15.
Autobús: líneas 27, 28, 29, 43, 49, 51 y 112.
Tren: Belem, línea de Cascáis.